Existen diversas posiciones respecto a la convenienecia de externalizar los servicios informáticos dentro de una compañía, y más aún, hasta qué nivel debe o puede externalizarse favoreciendo las necesidades del negocio y no poniendo en riesgo la continuidad operativa.

La verdad es que esta pregunta no puede ser respondida en forma uniforme para todos los casos. Es necesario conocer las características específicas de la empresa o institución que está analizando la externalización, sus políticas organizacionales, sus urgencias específicas y sus prioridades para diseñar una estrategia de corto, mediano y largo plazo para la externalización de sus servicios informáticos, con eventos e instancias claras de medición que permitan conocer los impactos que hasta ese momento la externalización haya tenido en la organización, tanto desde el punto de vista financiero, por la rentabilidad de la iniciativa, como el operacional y su impacto en el resto del negocio.